domingo, 13 de marzo de 2011

Recomendación musical: Andrés Calamaro y su álbum "El regreso":

Nuestro colaborador Luisma, nos deja este gran análisis de Calamaro y de su disco "El regreso", os lo dejo a continuación, disfrutad!


Cuando hablamos de Andrés lo primero que debemos de pensar es en tabaco rubio y botellas vacías. No quiero centrar la atención de esta publicación en accidentes y anécdotas, para eso esta la wikipedia, quiero centrarme en intentar entender mejor a este genial artista y para lograrlo iremos por partes.

Nunca debemos pensar en él como en un virtuoso instrumentista o vocalista ya que mas bien es lo opuesto, sin embargo es un gran intérprete y creador. Hablamos de él como gran interprete porque todo lo que toca adquiere de manera inmediata su bohemia huella y nos impregna de una inocencia brutal: el no canta a las alegrías ni lo ve todo de color de rosa, el canta a lo brutal de la realidad, extrae la belleza de las situaciones feas y desagradables con una facilidad genial. Envuelve a la mediocridad en aires de grandeza. Ahí es donde reside su figura, en lo brutal. A nivel de creación, musicalmente no es un tipo que se complique la vida, sus canciones son sencillas en su mayoría, sin embargo sus letras anhelan lo que nunca fue, lo que ahora no es y lo que nunca será de la misma manera que lo hacen sus interpretaciones: de una forma brutal. Canta a la vida, con risas y penas, con lo bueno y con lo malo. Es un creador honesto consigo mismo y con todo lo que le rodea. Además, si bien es conocido como músico de rock, su repertorio va desde la cumbia o el tango hasta el rap. La temática que abarca su repertorio es inmensa, desde ácida crítica social hasta los amores que habitan o han habitado su camino.


Siempre dijo que la música es para quien la quiere escuchar y para nadie más. Creo que él no se considera un grande. Creo que mas bien el se considera una persona que ama la música y a los grandes, y que se gusta en su papel de transmisor de los grandes. Es frecuente verle recitar en sus conciertos versos de Gardel o el poeta argentino José Hernandez, o tocar versiones de los Stones. Ese mismo respeto se lo profesa de igual manera a artistas actuales, interpretando muchas canciones que no son su creación y que él ha hecho famosas, como Estadio Azteca. Todo esto me evoca humildad. Sabe que es bueno, se lo cree, pero a la vez sabe respetar a los que le enseñaron a escribir y a tocar. 


En cuanto a su caracter siempre ha sido un provocador: “Parece que los músicos de rock tenemos prohibido decir te quiero, así que lo dije 45000 veces en una canción”. Me encanta la gente así. Creo que con su música queda bastante claro que es un tío con personalidad, pero si os queda alguna duda podéis consultar varias entrevistas suyas. Me gustan mucho 2: una en Buenafuente cuando prohibieron los toros (aquí) y otra en Ratones Colorados donde va bastante perjudicado (aquí).
Por último, si conoces su discografía no te voy a descubrir nada. Sin embargo si no has escuchado mucho de él te recomiendo el disco “El Regreso”, recopilatorio en directo.

A continuación un enlace a su disco si tienes Spotify:


Crítica realizada por Luisma. Muchísimas gracias por la aportación!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada