lunes, 13 de agosto de 2012

De cañas por Cantabria (Torrelavega)

Torrelavega es una zona con una amplia variedad de lugares a los cuáles puedes acudir a paliar tu hambre y sed. Tiene sitios muy míticos, como el Escudo o el bar Toño. Pero hoy vamos a hablar de dos sitios diferentes, uno nuevo (La Fonda de Clint) y otro muy clásico, el Trasvía, para que haya contraste.

Empecemos por lo nuevo. La Fonda de Clint se encuentra en la zona de vinos de Torrelavega, y acaba de abrir hace escasos días. El funcionamiento es bastante novedoso, por lo menos para lo que estamos habituados en Cantabria, ya que con tu consumición tienes un pincho a elegir de los 4 que siempre tienen en funcionamiento. Desde albóndigas, hasta pollo con patatas, pasando por brochetas y demás engrudo cárnico. Bastante rico, la verdad. El precio está bastante bien, teniendo en cuenta la zona en la que se encuentra y que tienes una tapa bastante buena (nada de aceitunas), una caña cuesta 1,80€ y encima es Estrella de Galicia (fuck yeah!). Sitio ideal si quieres calentar antes de salir de "fiesta" y quieres coger un puntillo a cervezas y llenar el buche. Abre desde por la mañana, así que también puedes ir al mediodía de alterne o quedarte hasta última hora y tomarte un "copazo". Hay que destacar que ponen buena música (es un bar, la música, evidentemente no está a tope), rock puro y duro de la mano del amigo "Zama" y compañía.

En plena zona de vinos, la Fonda de Clint

Le estoy cogiendo gusto a ésto de "fondear".
Cambiemos de tercio. Ahora vamos a lo clásico. El Trasvía, un restaurante micológico (para los de la LOGSE: especializado en setas) que lleva abierto desde tiempos prácticamente inmemoriables (¡exagerado!). La dueña, María, es una señora entrañable. Una persona muy viajada y que, encantada, te intentará aconsejar sobre qué platos puedes pedir en función de tu afición al mundo de las setas. Además, si te animas, podrás mantener una interesante conversación con ella. Pero vamos al tema alimentario, que hemos venido a "tripear", ¿no? El sitio cuenta con una carta variadísima de setas. El precio de cada ración oscila desde los 13€ hasta los 18, pero no hay que alarmarse, ya que son setas recién cogidas de la naturaleza, nada comprado, así que hay que apreciar lo bueno y pagarlo, siempre que queramos calidad.

María, la entrañable propietaria.
El sitio está ubicado frente a la comisaría de Policía de Torrelavega, cerca de La Llama.

Las setas que nos recomendó María, estaban buenísimas.
Además, el sitio dispone de un menú muy económico, que incluye: ensalada mixta, croquetas, huevos fritos, patatas y escalopes, para 4 personas y cuesta 20€ en total, vamos, 5 por cabeza. La bebida y el resto de complementos van a parte, pero aún así es bastante barato. Por ejemplo, el menú que acabamos de decir, una ración de setas que nos recomendó María, una botella de Ribera del Duero, una Coca Cola y agua nos salió a unos 44€ en total, y comimos bastante y bien.

El menú económico resultó una buena elección.
En definitiva, un par de buenas opciones que alternan lo nuevo y lo clásico de la zona, además a muy buen precio, que tal y como está la cosa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada